RECETAS ALICANTINAS

Una receta de reciclaje para aprovechar esas masas que se nos secan o quedan duras. Este pudding con Fartons y Horchata es super fácil y sencillo de hacer
INGREDIENTES:

400 ml de una buena horchata de chufa
3 huevos
5 fartons
Caramelo líquido

PREPARACIÓN:

En un recipiente, batimos los huevos junto con los fartons troceaditos.
Añadimos la horchata y mezclamos bien.
Echamos la mezcla a un molde para microondas, con caramelo líquido en el fondo.
Calentamos en el microondas a máxima potencia, durante 12 minutos.

Dejamos enfriar y desmoldamos. Mejor comer de un día para otro

Bizcocho, fácil, fácil de hacer y por supuesto, de comer.

BIZCOCHO CASERO
1 taza de harina regular de todo uso
1 taza de harina para hot cakes
1 taza de azucar
1 taza de leche
1 taza de aceite
3 huevos
2 cucharadas de Maicena o similar
1 cucharada de vainilla
Mezclar todos los ingredientes en un tazon, batir con la batidora por unos 5 minutos, engrasar un molde previamente y hornear a 180ºC aproximadamente unos  30 o 35 Minutos.

Dejamos enfriar y podremos decorar a nuestro gusto.

Se que alguno dirá que no es una receta típica, pero estamos en verano y esto es sencillísimo de hacer, está fresco y usa una fruta muy de aquí. Disfrutarla…

Ingredientes:

Sandía, cortada en rodajas de 2 cm.
400 grs. queso de cabra en crema
Azúcar de menta

Preparación:

Con un aro de emplatar pequeño (tened en cuenta que serán tamaño bocado), cortar círculos de sandía (si no tenéis aro de emplatar, cortadlos simplemente en cuadrados)

Con la ayuda de una sacabolas o una cuchara, hacer una pequeña cavidad.

Batir el queso para que quede más cremoso, poner en una manga pastelera y rellenar la cavidad de la sandía. Reservar en la nevera. Antes de servir, espolvorear con el azúcar de menta.

Precaución para celíacos: importante comprobar que todos los ingredientes utilizados son sin gluten

Puede hacerse sólo con tomates y/o con pimientos del piquillo o morrones, con escalibada y también con samfaina. La base de la coca también se puede variar; con pasta brisa, hojaldre, masa de pan o pizza, etc. Incluso se puede simplificar muchísimo utilizando una base de pan de payés tostado, colocando encima unos pimientos del piquillo, unas aceitunas y unas sardinillas de lata. La coca de sardinas es deliciosa de todas las maneras.

Ingredientes:

Para la fritada de pimientos:
3 pimientos medianos (750 gr. aprox.)
1 cebolla grande
Un puñado de piñones
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Para la salsa de tomate:
800 gr. aprox. de tomates rojos y maduros pero firmes.
1 rama de tomillo
1 hoja de laurel
1 tacita (de las de café) de aceite de oliva
1 cucharadita (postre) de sal
1 cucharadita (postre) de azúcar

Para el marinado:
6-8 sardinas de buen tamaño
1 limón zumo y corteza cortada a tiras o rallada
Aceite de oliva suficiente para cubrir las sardinas
1 rama de perejil troceado
Sal y pimienta

Para la pasta brisa:
300 gr. de harina
150 gr. de mantequilla
2 huevos
1 cucharadita de sal

Elaboración:
1.-
Marinamos las sardinas durante toda la noche. Las pondremos en un recipiente una vez limpias de escamas, cabeza, tripas y espinas (decid en la pescadería que os lo hagan), le quitamos minuciosamente todas las espinas que le veamos por los laterales, las cortamos en dos, las secamos bien con papel de cocina, le echamos por encima los ingredientes del marinado (Aceite, zumo de limón, corteza, perejil, pellizco de sal y pimienta) tapamos con papel transparente de cocina y guardamos en la nevera toda la noche.
2.- Preparamos la pasta brisa. Mezclamos la harina con la mantequilla apretando con los dedos, pero sin amasar. Nos quedará como arenosa, entonces añadimos los huevos y la sal. Mezclamos todos los ingredientes hasta integrarlos del todo, pero procurando no marear demasiado la mezcla. Envolvemos la masa en un film transparente de cocina y la dejamos reposar mientras preparamos el resto.
3.- Nos metemos con la salsa de tomate; para ello lavamos, pelamos, troceamos los tomates y los ponemos en una cazuela junto con el resto de ingredientes de la salsa. Y lo mantenemos a fuego medio-bajo, entre 20 y 25 minutos.
4.- Pelamos y cortamos la cebolla. Lavamos los pimientos, los descorazonamos y también los troceamos. En una cazuela amplia, ponemos una tacita (de las de café) de aceite de oliva, a continuación le echamos la cebolla y dejamos que se fría cinco minutos, entonces añadimos los pimientos y los dejamos unos 15 minutos aprox. o hasta que veamos que están tiernos. Salpimentamos y apartamos.
5.- Extendemos la pasta brisa con el rodillo y la colocamos en una placa de horno. Encendemos ya el horno, mientras preparamos el resto. Pinchamos la masa con un tenedor y la horneamos sola, sin el relleno, hasta que la veamos un poco tostada; más o menos 15 o 20 minutos aproximadamente, a horno medio, 180º
6.- Tostamos ligeramente los piñones en una sartén sin aceite. Reservamos.
7.- Sobre la pasta brisa ya horneada, extendemos el tomate frito; seguido, encima de éste, ponemos los pimientos, los piñones y las sardinas marinadas bien distribuidas.

8.- Calentamos 5 o 10 minutos en el horno y servimos.

Con el verano llamandonos a nuestras puertas ya empezamos a requerir cambios de hábitos alimenticios, las sopas y ollas las dejamos un poco aparte y aligeramos nuestra dieta. Os traemos una receta de nueva construcción, una mezcla de sabores con uno de los productos más típicos de nuestra huerta … la sandía.

INGREDIENTES:

Sandía
Queso a taquitos ***
Aceite de oliva virgen extra
Opcional: albahaca o hierbabuena frescas, un poquito de pimienta negra.




PREPARACIÓN:

Cortamos en trocitos pequeños la sandía y el queso. Lo ideal, es hacerlos no muy grandes para poder  pinchar un trozo de cada y llevárnoslos juntos a la boca. Aderezamos con un chorro generoso de aceite de oliva y servimos bien fresquita.
Por lo general la preparo así tal cual, con éstos tres ingredientes pero también está muy rica con un poco de albahaca o hierbabuena (frescas) picadas muy pequeñitas, le da un toque diferente y refrescante. También si os gustase la pimienta, también podéis ponerle un poquito.

***QUESO A TAQUITOS***  Esta receta la debereís de experimentar vosotros mismos, yo uso principalmente FETA, ya sea de oveja o de vaca, pero con otros tipos de queso más suaves también la podemos hacer.

horchana en grano natural

Cuenta una leyenda que una joven dio a probar una bebida blanca y dulce al Rey de Aragón Jaime I, quien muy complacido por su sabor, preguntó: “¿Qué es aixo?” (¿Qué es esto?), y la joven respondió: “Es leche de chufa”, a lo que el rey le replicó diciendo:

“¡Aixo no es llet, aixo es or xata!”

¡esto no es leche, esto es oro, guapa!

De esta historia tradicional es de donde algunos atribuyen el nombre a esta bebida.

Leyenda o realidad, la horchata es una bebida cuya esencia es la chufa, tubérculo típico de la huerta valenciana. Y no sólo Jaime I el Conquistador quedó fascinado con este pequeño alimento. La horchata de Chufa de Valencia, que tradicionalmente se considera una bebida refrescante, es algo más que eso, un producto refrescante e imprescindible en la dieta mediterránea por sus innumerables beneficios para la salud.

Sus cualidades lo hacen perfecto para la dieta mediterránea y con innumerables beneficios para la salud, entre otros,: Vitaminas C y E, rica en minerales, grasas insaturadas y proteínas, digestiva, nutritiva, de origen vegetal, contribuye a reducir el colesterol y los triglicéridos, etc.

Es un producto enteramente natural, extraído de una materia prima pura: la chufa, un tubérculo que se cultiva en huertos valencianos de largas extensiones verdes, sólo con estiércol y agua de lluvia, sin productos químicos, que se recolecta manualmente y al que se añade agua hasta obtener el sabor deseado.

Horchata sólo de chufa natural

Cafe natural en granoEl café es un antioxidante natural, y por consiguiente nos ayudará a mantener nuestras células más jóvenes. Si lo tomamos en forma granizada esta bebida ganará en sabor y nos ayudará en la hidratación. Además permite mezclas con otros granizados y helados que nos sorprenderán.

  • Estimula el sistema nervioso central. Este es uno de los efectos más comunes y evidentes tras su ingesta, reduciendo así la sensación de cansancio y fatiga, ya que estimula y despeja. Ayuda a mantenerse alerta y mejora la concentración. Este efecto alcanza su punto máximo a la hora, disminuyendo luego a medida que el hígado metaboliza la cafeína.
  • Tiene una acción estimulante sobre el corazón, aumentando la frecuencia cardíaca y la tensión arterial en forma temporaria.
  • Estimula también los músculos del cuerpo aumentando la capacidad de trabajo muscular y disminuyendo la fatiga.
  • Un estudio basado en pruebas de reacción de memoria y capacidad de razonamiento, ha reflejado que las personas bebedoras de café tienen más memoria y son capaces de razonar y reflexionar más rápidamente que otras que consumen otro tipo de infusiones.
    Los que beben té tienen también una reacción algo más rápida, por lo que se deduce que es la cafeína quien estimula las capacidades mentales.
  • Otro estudio realizado en la Universidad de New York, sostiene que al beber café estamos más atentos y nuestros reflejos son inmediatos.

Siempre tenemos que tomarlos con moderación para evitar excesos, pero sin duda es una de las bebidas refrescantes del verano más apetecibles.

En Alicante siempre es interesante buscar buenos sítios para tomar un café en una terraza y con el calor apetece un buen café granizado bien fresquito.

Los “tigres” son un plato que no es exactamente de Alicante, pero si de cerca (Murcia), pero que se ha hecho famoso en nuestros locales de tapeo desde hace años. Os dejamos la receta para hacer tigres caseros. Son aún más fáciles de hacer que las propias croquetas ya que, no hay que darles la forma. La forma viene dada por el mejillón. Se trata tan solo de rellenarlo con la Bechamel que haremos.

INGREDIENTES para unos 30 mejillones tigre caseros:

 

  • 800ml de leche
  • 100g de harina
  • 100g de aceite de oliva
  • 2kg de mejillones frescos
  • 1/2 cebolla
  • 3 huevos y pan rallado para empanarlos
  • Sal y pimienta

 

 

COMO HACER MEJILLONES TIGRE CASEROS:

 

1.- Lo primero de todo, es limpiar los mejillones. Para ello los dejamos una noche entera con abundante agua con sal, para que suelten la arenilla.

2.- Al día siguiente, los limpiamos y les quitamos bajo el grifo con abundante agua los pelillos y los metemos en una cazuela. Sin agregar ningún líquido, tapamos la cazuela y la ponemos a fuego medio-fuerte, para que se cocinen al vapor. Cuando se hayan abierto todos, estarán cocinados. Los dejamos enfriar y después separamos la carne del mejillón de su cáscara, reservando todo. Cáscara y carne. Guardamos también el agua que han soltado los mejillones al cocinarse.

3.- Ahora, con la ayuda de un cuchillo o unas tijeras, picamos el mejillon y la cebolla. Y una vez hecho esto, preparamos la bechamel. En otra cazuela alta, ponemos el aceite de oliva y añadimos la cebolla. La salpimentamos y la vamos pochando poco a poco, a fuego suave. Pasados unos 10 minutos, cuando esté blanda añadimos la harina y removemos. Dejamos 3 minutos más para que la harina se tueste un poco y pierda el sabor a crudo. Después añadimos un cucharón del caldo que sueltan los mejillones. Así toda la bechamel sabrá a mejillón. Removemos e integramos.

4.- Hecho esto, echamos la leche. Es mejor echarla caliente y, en pequeñas tandas. Así la integraremos mejor a la mezcla de aceite y harina (llamada Roux). Así que, echamos dos cucharones de la leche y removemos con una varilla. Aconsejo hacerlo con una varilla porque así se oxigena la salsa. Cuando se haya integrado la leche bien, repetimos la operación, hasta haber acabado con toda la leche. Después, añadimos también el caldo del mejillón colado. Nos quedará una bechamel semi-liquida pero, es así como debe quedar para que después el tigre casero quede cremoso. Ahora añadimos el mejillón picado y lo dejamos cocer todo a fuego suave, removiendo de vez en cuando, otros 10 minutos más. Rectificamos de sal.

5.- Pasado el tiempo, lo tapamos y lo dejamos enfriar en el frigorífico una noche entera y al día siguiente, cuando la bechamel esté fría y más compacta, rellenamos los mejillones. Así que, uno a uno y con la ayuda de una cucharilla, rellenamos las cáscaras de mejillón con la bechamel. Puedes rellenarlos hasta justo cubrir la cácara o puedes llenarlos más aún. A mí me gusta esta segunda opción, que queden unos tigres caseros bien rellenos. Una vez hecho esto, los pasamos por huevo, pan rallado y los freímos. O si queremos guardar nuestros tigres caseros para futuras ocasiones, también podemos congelarlos como si fuesen unas croquetas.

 

 

Y ya tendremos listos nuestra receta de mejillones tigre caseros. ¡No dejes de prepararlos en casa porque encantarán a niños y mayores!

 

Estamos en tierra de excelentes huertas, con una riqueza de productos increible y podemos aprovechar todo esto para realizar todo tipo de platos con nuestros productos, hoy os traigo una receta de la mermealada de calabacín.

INGREDIENTES:

* 1Kg de calabacín
* 750 gr de azúcar (yo 250 gr)
* 1 manzana
* 1 limón




PREPARACIÓN:

Pelamos la mitad del calabacín (la otra mitad la dejamos con la piel)y si es muy grande y tiene pepitas (como en mi caso) se las quitamos. Una vez sin la mitad de la piel y sin pepitas, lo pesamos.

Picamos el calabacín y la manzana (pelada) en trozos pequeños y finos y lo metemos todo unos 15 minutos en el microondas. Así, el calabacín se ablanda y nos ahorramos un poco de tiempo…

Una vez blandos el calabacín y la manzana, los ponemos en una olla y añadimos el azúcar, el zumo y la piel del limón. En la receta original pone 750g de azúcar; yo, solo le puse 250 gr porque en casa no nos gustan las mermeladas muy dulces…
Lo tenemos una media hora a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue.

Una vez que está todo bien deshecho, sacamos la cáscara del limón y si nos apetece una textura mas fina, pasamos todo por la batidora.
Deberíamos envasarlo y dejarlo reposar unas dos semanas… pero como no tengo paciencia ninguna, ya me la empecé a comer al día siguiente 😉

El arroz es un alimento que podemos cocinar de muchas formas, y algunas de ellas como la paella, toman el nombre del recipiente en el que se cocinan. Hoy vamos a preparar la receta de arroz al caldero, una receta clásica de la zona de Alicante y su zona sur costera, que toma su nombre del caldero en el que se cocina y se sirve.

De origen humilde al ser plato de pescadores cocinado con morralla en una olla alta, hoy se considera toda una exquisitez. Como los vuelcos del cocido, se sirve el arroz por un lado, el pescado por otro, y una buena ración de ajo o alioli aparte.

Se trata de un arroz de pescado, con un fondo o sofrito muy potente en el que intervienen las ñoras, unos pimientos secos dulces que aportan mucho sabor al guiso. La tradición de esta receta es servir primero el arroz con el ajoaceite o alioli y posteriormente servir el pescado, de modo similar al arroz a banda de la Comunidad Valenciana.




Ingredientes para 4 personas

  • Para el sofrito: 5 ñoras, 1 cabeza de ajo, 3 tomates
  • Para el ajoaceite o alioli: 3 ajos picados bien finos, aceite de oliva virgen extra, sal, unas gotas de zumo de limón
  • Para el arroz caldero: Arroz bomba, caldo de morralla, dos lomos de pescado (lubina, dorada, besugo), azafrán

Cómo hacer un arroz al caldero o caldero de arroz

Para hacer el sofrito, ponemos en el caldero tres cucharadas de aceite de oliva y tostamos las ñoras a las que quitamos las pepitas y el rabito y en cuanto se doran las retiramos. Después freímos las cabezas del pescado en ese aceite. Las retiramos y siempre en el mismo aceite doramos 3 dientes de ajo cortados en láminas y los tomates muy picados. Esa será la base de nuestro arroz.

Para hacer el caldo en el que más tarde coceremos el arroz, preparamos un caldo potente de pescado de roca o morralla colándolo después. Mientras se va pochando el tomate con el ajo y tenemos listo el caldo, machacamos las ñoras con otro diente de ajo trabajando el conjunto hasta hacer una pasta. Es el momento de añadir un par de cucharas de caldo de pescado al caldero y el contenido del mortero, removiendo bien hasta obtener un caldo potente e intenso que reducimos unos minutos. Allí cocemos los lomos del pescado que una vez listos, retiramos y reservamos para servir tras el arroz.

Para hacer el arroz al caldero, añadimos dentro el resto del caldo que teníamos que aproximadamente debe ser dos veces el volumen del arroz, y lo mezclamos con el concentrado que tenemos dentro. Una vez mezclado, reservamos media taza de ese caldo para poder calentar el pescado reservado para cuando lo vayamos a servir. Metemos el arroz bomba, dentro del caldero, tostamos el azafrán y lo añadimos también. Cocemos el arroz durante 20 minutos hasta que esté en su punto.

Finalmente, preparamos el alioli machacando en el mortero dos dientes de ajo y vamos añadiendo el aceite a hilo, hasta obtener una emulsión similar a la mayonesa pero con el sabor perfecto de esta salsa que tan bien le va a los platos de arroz. Calentamos el pescado en la taza de caldo que habíamos guardado y servimos el arroz al caldero en dos vuelcos. Primero el arroz con el alioli y después el pescado con su salsa de caldo reducido.

54.81.178.153




 








gif nomina 200x200









myTaste.es

Alicante, la casa del Sol

Alicantegusta.com tu guia de ocio, servicios y eventos.