La ciudad de Alicante siempre ha sido un destino turístico de primer orden desde hace más de cien años, además de ser una capital de provincia buscada para establecerse por diversas razones, ya sea el clima, el mar, nuestro Sol, su gastronomía y sus gentes hacen de esta zona de España un lugar referencia. Como decía mi madre: “todos nos quejamos… hay que calor… cuanta humedad… que si tal o cual… pero que no te engañen hijo, TODOS nos quedamos…” Básicamente lo que ya sabemos, somos una ciudad de adopción metido en nuestro ADN.

Pero todo tiene un principio y seguramente el inicio de Alicante como centro turístico en España se debió a la conexión con ferrocarril, fuimos una de las primeras zonas del país comunicadas mediante este elemento motorizado. Allá por 1856 se formaba la compañía Compañía de los ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante todo un hito en nuestra historía. Pero hoy hablamos del “tren botijo”, que si bien no era turístico en su origen, sí que se usó como tal durante muchos años ya que era una manera “barata” de conocer el mar para la gente de la meseta.

La denominación de “tren botijo” surgió dentro del  lenguaje popular en la segunda mitad del siglo XIX y se referiría a los trenes utilizados mayoritariamente por las clases populares en los meses estivales, las cuales para combatir la sed y los rigores del calor, complementaban el equipaje con botijos que permitían mantener fresca el agua, en los interminables trayectos de la época.

La línea con destino a Alicante fue inaugurada por la reina Isabel II el 26 de mayo de 1858. Fue el diario La Correspondencia con el redactor  Ramiro Mestre Martínez como organizador principal, quien a partir del verano de 1893 y hasta el 1917, organizaba viajes en tren hacia Alicante, dando lugar  a una sui géneris  “Orden Botijil”, que proporcionaba vacaciones económicas a los socios de dicho diario. Tras el éxito del tren botijo a Alicante se organizaron otros destinos, pero ninguno tuvo tanto éxito como el que tenía destino Alicante. Entre 14 y 20 horas de duración tenía el viaje hacia nuestro paraíso, una ciudad que esperaba los viajeros siempre con impaciencia.

Hoy en día el trayecto se puede hacer en poco más de dos horas, la alta velocidad, el wifi en los vagones, con cafetería y servicios de todo tipo han tomado el relevo de ese TREN BOTIJO que nos trajo a tantos a estas tierras mediterráneas envidiadas en medio mundo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

54.81.44.140




 




Tarifa 6 160x600


gif nomina 200x200












myTaste.es

Alicante, la casa del Sol

Alicantegusta.com tu guia de ocio, servicios y eventos.